A pesar de sus estrellas, Brasil no es el mismo de siempre

Es sabido por todos que el fútbol brasileño, en particular de selecciónes, enfrenta una crisis profunda que lo aleja de su reconocida marca registrada «el juego bonito, o jogo bonito«. Durante mucho tiempo, muchos periodistas deportivos de Brasil e inclusive Argentina, dvertían sobre las consecuencias negativas de la venta de talento brasileño en el fútbol nacional. Esta situación dificulta enormemente la restauración de la esencia característica del fútbol que alguna vez fue admirada en todo el mundo.

Brasil en Decadencia Futbolística a Nivel Clubes y de Selección

futbol brasileño

En la actualidad, el fútbol brasileño atraviesa momentos difíciles. El equipo olímpico no logró clasificar para los Juegos de París 2024, mientras que la selección masculina absoluta se encuentra en el sexto lugar de las eliminatorias sudamericanas para jugar el Mundial 2026, una posición inaceptable para un equipo que ha ganado cinco veces el torneo más prestigioso del fútbol.

La constante rotación de entrenadores, como lo demostró la designación de Dorival Junior como el quinto técnico en dos años, refleja la pérdida de identidad futbolística en la selección brasileña. Figuras como Grafite, exjugador de renombre, nos avisan ya no hay ms jogo bonito, y que el fútbol brasileño actual carece de la magia y el encanto que alguna vez lo caracterizó.

El éxodo de talento brasileño hacia el extranjero ha contribuido significativamente a esta crisis. La ley europea ha facilitado que jugadores no pertenecientes a la Unión Europea puedan jugar en sus clubes, lo que ha llevado a una pérdida constante de jugadores en Brasil. Esta situación ha debilitado tanto la calidad de la liga brasileña, de eso no hay dudas.

La Premier League ha surgido como una potencia dominante en el fútbol de clubes a nivel mundial, principalmente mediante la importación de talento latinoamericano y africano, incluidos muchos jugadores brasileños destacados. Esto ha dejado a la liga brasileña con una base de talento debilitada y ha obstaculizado su capacidad para competir a nivel internacional.

Revertir esta tendencia requerirá medidas drásticas y coordinadas. Expertos como Dere Gomes sugieren que se necesitan cambios en la gestión de los clubes, políticas de juego limpio financiero y legislaciones que protejan a los clubes que desarrollan talento local.

Esperemos que todo esto se revierta, desemoas ver el Brasil de siempre y un fuerte campeonato brasileño de clubes.